Curación y Sanación

 

En este artículo trataremos el concepto de curación y de  sanación, términos parecidos pero sustancialmente distintos.

La enfermedad ha sido tratada y considerada desde diferentes puntos de vista  a lo largo de la historia .

 

Hoy en día coexisten en nuestra sociedad dos  grandes  perspectivas para abordarla y  solucionarla. La de la curación y la de la sanación

La curación es el procedimiento más utilizado y extendido, ésta  considera  la enfermedad desde un punto de vista fenomenológico, donde  la pérdida de homeostasis del organismo es debida a la agresión de  agentes externos (virus, bacterias, accidentes, conflictos emocionales……) , que llevan  al cuerpo a la manifestación de síntomas y síndromes ( inflamación , infección, dolor…..) como signos de alarma ,éstos son los indicadores del desequilibrio que se ha de combatir. El paradigma de La curación se enfoca en  la remisión  de la lesión o dolencia, en “eliminar lo que no acepta, agrada y molesta al individuo” y se intenta solucionar  a través de un elemento externo que será el que  desbloqueara el síntoma ( ej: pastillas, jarabes, ortopedias, intervención quirúrgica…).  Con esta perspectiva, el individuo es tratado solamente desde el punto de vista físico.  La visión propioceptiva que tiene la persona es de ser víctima ante  la enfermedad, creyendo que la causa proviene del exterior.

La otra perspectiva, el otro paradigma, que va resurgiendo últimamente en la sociedad, es la Sanación. Esta consiste  en restituir la salud perdida, es decir, equilibrar al ser humano en su completa dimensión primígenia.   Conlleva el abarcar al individuo desde una visión más amplia donde no sólo importa y existe la parte física en la enfermedad, sino  también la emocional, mental y espiritual que también están implicadas.   Según esta perspectiva, holística,  la causa de la enfermedad proviene de la pérdida de la consciencia real del propio Ser  y de la desconexión con la Esencia (espíritu).  En la sanación se considera que la enfermedad es causada por una autoagresión inconsciente y  por una falta de conocimiento de uno mismo que repercute en todos los planos multidimensionales. En este caso, llegar a la causa del síntoma implica ahondar en  aspectos y planos  profundos de trabajo y utilizar  una  terapéutica más amplia en el  tratamiento del  individuo, ya que se tiene en consideración la parte física, emocional, mental, genética ancestral y evolutiva de la consciencia. Aquí el individuo toma consciencia de que  la enfermedad proviene de sus miedos, desconfianzas y resistencias, estos le causan una bajada en las defensas, provocando su somatización y alteración en su homeostasis,  permitiendo así además la apertura de una puerta para la “invasión” de agentes patológicos externos e internos.  Con la sanación se pretende recuperar la capacidad de auto-curación innata que sigue  las leyes naturales de la Vida.  La visión propioceptiva desde este punto de vista es que la enfermedad es causada por una falta de responsabilidad (habilidad de responder) con uno mismo.

 

Como hemos visto son dos paradigmas diferentes pero complementarios, es decir, la curación tiene su  aplicación optima cuando existe  peligro vital inminente  para el individuo, pero es una solución puntual y rápida, en cambio la sanación es un método preventivo – curativo y profundo, quizás a veces mas lento pero duradero y equilibrado que sintoniza a la persona armónicamente  con el fluir de la naturaleza.

 

 

 

Cristina Mas Monteys                              

                                                                                                                                                           ARTÍCULOS