Trabajo Corporal Eficaz

 

 

Un trabajo corporal es muy recomendable cuando el individuo pretende conocerse mejor, ya que el cuerpo es el instrumento a través del cual nos expresamos y realizamos. En la musculatura corporal se halla impresa la particular historia de vida del ser humano, “el cuerpo tiene memoria”, y de ahí la conveniencia de abordar el tema intencionada y atentamente.

El objetivo del trabajo corporal es que la persona conecte con su cuerpo y tome conciencia de sus tensiones musculares inconscientes, pues es dentro de las posibilidades de cada individuo, la única manera que tiene de liberarse de ellas. Tomar consciencia es volver a llevar la atención dentro de uno mismo, ya que la existencia de bloqueos musculares inconscientes desvía la atención al exterior y facilitan que la persona desconecte de su percepción corporal interior y distorsione la percepción de la realidad.

 

Hagamos hincapié en varios aspectos del trabajo corporal:

 

¿Por qué digo BLOQUEOS INCONSCIENTES? Porque muchas veces adoptamos involuntariamente y sin darnos cuenta posturas que hacen perder nuestro eje central, incluso nuestra sensación corporal de molestar, son posturas adaptativas. Por ejemplo, si yo con 37 años fuera consciente de que voy “colgado en una percha”, voluntariamente modificaría la posición y dejaría de tener la comúnmente denominada chepa, pero si además me hiciera sentir dolor, con más razón evitaría tenerla; y sin embargo no es una cuestión de elección.

 

Estos bloqueos se asocian con la MUSCULATURA PROFUNDA y se fundamentan en emociones infantiles vividas y reprimidas. Si no se interviene para eliminarlos, dichos bloqueos se mantienen en el tiempo indefinidamente reconduciendo y perpetuando la salud del individuo. Tomando el ejemplo anterior, yo no podría deshacerme de la chepa de inmediato si la tengo desde la adolescencia, pero si además he generado compensaciones desde entonces debido a la represión de algún aspecto emocional de esa etapa de mi vida, está claro que la duración de cualquier desbloqueo muscular y la forma, le son propios a cada individuo.

Es interesante diferenciar entre musculatura profunda y superficial. La superficial es voluntaria, nos permite la movilidad corporal y la escojo acorde a las circunstancias del momento; sin embargo, la musculatura profunda está asociada a la estática, se encarga de mantenernos erguidos desde muy pequeños y ya interviene desde el momento en que aprendemos a caminar aún sin pensarlo.

 

Hay que tener en cuenta que los bloqueos musculares inconscientes proporcionan al cuerpo RIGIDEZ no sólo física, sino que también se reflejan emocional y mentalmente, es decir, una alteración en cualquiera de los tres planos repercutirá inevitablemente en los otros dos y viceversa.


 Se puede comprobar que el desbloqueo de una tensión muscular inconsciente durante el trabajo corporal, se trasladará no solo a una liberación somática, sino también psico-emocional, ya que todo trabajo corporal y holístico opera bajo el principio de Unidad del ser humano y del todo indivisible. En este caso es imprescindible para un desbloqueo definitivo, que el individuo tome consciencia de la interrelación de estos tres aspectos para la integración completa de sí mismo

.

 La LIBERACIÓN RESPIRATORIA es otro aspecto a tratar, ya que si no tiene lugar, me basaré en bloqueos musculares ya existentes. Tomar conciencia de la respiración y modificarla según unas pautas, no es indispensable al ser una función dependiente del Sistema Nervioso Autónomo, pero si necesario cuando se trata de ayudar al individuo a que sienta sus bloqueos musculares y descargue las tensiones que le impiden respirar de modo natural. El nuevo patrón respiratorio llevado a cabo durante todo el ejercicio será abdominal, bucal, sonoro, continuado y profundo.

 

Sin embargo, la efectividad del trabajo corporal no sólo depende de la disponibilidad del individuo en su toma de conciencia postural, emocional y respiratoria, sino también de la capacidad del terapeuta para abordar cuestiones emocionales, ya que en este contexto, la relajación de tensiones musculares se manifiesta como una descarga del exceso de energía mantenida anteriormente en la contracción, que al liberarse a través de reacciones emocionales y físicas muy diversas, permitirán a posteriori un alivio interior y la INTEGRACIÓN DEL SER.

  

 

 

Esperanza Pola Galé

                                                                                                                                                                             ARTÍCULOS