Tras el velo

 

“De la célula al cuerpo, y al espacio proyectado por la conciencia del cuerpo, el Divino se inventa, se descubre y se expande. Así es como EXISTE.

De planeta en sol, y en galaxia y en cosmos, se dice que Él se siembra a Sí mismo al ritmo al que todo corazón late, al que toda alma empuja más allá sus horizontes y al que el Espíritu contempla su propio esplendor.

De la célula al cuerpo, y al espacio proyectado por la conciencia del cuerpo, el sagrado supera la ilusión del tiempo. Así es como AMA.

El Uno es múltiple en su expansión, pero el múltiple solo recita el Uno. Inspira lo que  Le es espirado y espira lo que Le es inspirado. Es Respiración. Es el acto de amar.

La multiplicación sagrada solo habla de la ley del Uno. La conjuga i así se realiza.

Innumerables son los proyectos del Divino pero única es su finalidad.”

 


 

Este texto del libro “Cómo Dios se hizo Dios” de Daniel Meurois es una bonita enseñanza de que en el cuerpo ya está esa divinidad tan buscada emanando desde el núcleo de la célula y expandiéndose hacia el Cosmos. Para mí es una bonita reflexión de como crecemos hacia esa humanidad realizada.

La primera vez que tuve este libro en las manos, ahora hace cuatro años, lo leí de un tirón. Mi mente no entendía muchas cosas pero en mi corazón había algo que me hacia seguir adelante sin parar. Un saber interior vibraba con la sencillez de sus palabras y la belleza de su enseñanza.

Tras cuatro años, hoy lo he vuelto a coger y al sumergirme en sus páginas me doy cuenta, que hay libros con vida propia. Qué en función de las experiencias vividas, y de nuestra conciencia, nos siguen transmitiendo cada vez con una comprensión mayor, no con la comprensión de la razón, sino con la del corazón.

  

Hoy con un mayor enraizamiento en el cuerpo, feliz de esta unión con uno mismo, me apetece compartir esta bonita reflexión. 


Tras el velo de lo que creemos ser es donde reside esa divinidad por re-encontrar.

Años de búsqueda personal y de tentar a ciegas, de espejos y de ilusiones, de separación, derrotas y victorias…. hacen mella en la humanidad.

Cuando uno decide abandonarse, y es allí en el silencio y la oscuridad cuando un vislumbre de lo que es se desvela. Como un brote fresco, que de su semilla nace, sale hacia la luz….

 

 

Montse Domènech