Homotoxicología

La Homotoxicología fue creada por el Dr. Hans-Heinrich Reckeweg (1905 – 1985), fundador de uno de los métodos tradicionales de la terapéutica homeopática. 

Se basó en la homeopatía de Hahnemann y creó una visión sobre la enfermedad integrando diferentes modelos que ha desarrollado la medicina. 

Unificó la medicina convencional con la biológica y apoyó los estudios de Claude Bernard (histológico s xx) que elaboró la terminología de “terreno interno” o medio interno, que es el entorno directo de la célula tanto a nivel estructural como fisiológico.

 

La calidad de la célula dependerá de la relación directa con la pureza de su entorno ya que esta zona es donde toma su energía y alimento y deposita sus productos de desecho. También se apoyó en la Ley Hering que afirma que las enfermedades evolucionan con el paso del tiempo desde el exterior al interior, desde órganos y tejidos menos importantes hasta otros más importantes, y desde enfermedades humorales a enfermedades celulares. Llegó a la conclusión de que todas las enfermedades son la expresión de la lucha defensiva del organismo humano contra homotoxinas endógenas-exógenas o bien el resultado de los daños tóxicos que el organismo intenta compensar con el fin de restablecer la homeostasis en todo lo posible. 

 

Expuso que la enfermedad está sometida a reacciones químicas y con ello creó a la teoría humoral-celular de la homotoxicosis, donde clasifica la enfermedad y su gravedad según esté ubicada la toxicidad en la matriz; Si está a nivel humoral o celular, dependiendo del tejido embrionario afectado.

 

El punto medio le denomina corte biológico donde separa la célula de su medio circundante.

 

En la fase humoral (constituida por tres etapas: secreción, inflamación y deposición) no existe alteración enzimática y prevalece el principio de excreción. Aquí  el organismo  tiende a la autocuración y el pronóstico es favorable.

 

En la fase celular (constituida por tres etapas: impregnación, regeneración y neoplásica) prevalece el principio de condensación. En estas se producen daños enzimáticos y de ADN, existe una tendencia a la agravación y su pronóstico es desfavorable. 

Mediante el modelo de las vicariaciones  se puede ver la evolución de la enfermedad y del proceso curativo. Las vicariaciones progresivas indican la intensificación y agravación de la enfermedad y tejido, y la vicariación regresiva posibilita el retroceso de los procesos patológicos a fases evolutivas menos peligrosas, en los que es más fácil proceder a su curación.

 

Reckeweg da mucha importancia al Sistema de la Gran Defensa del organismo que está compuesto por 5 pilares: 

 

         1- Sistema retículo histiocitario o endotelial, 

         2- sistema defensa hipófiso suprarrenal, 

         3- reflejos nerviosos defensa neural, 

         4- defensa de detoxicación hepática,

         5- función detoxicante del tejido conjuntivo mesenquimatoso.    

 

Su visión considera que la patología aguda no es más que un estado positivo porque lo considera como un proceso que contribuye a la prevención de patología crónica y a la regresión de alteraciones celulares, es decir, aquellas con manifestación orgánica, hacia un estado de menor sobrecarga. Por eso considera que en la fase inflamatoria (aguda) es importante acompañar y ayudar, modular la sintomatología para que el cuerpo vuelva a  recuperar su equilibrio y no luchar contra él.

 

Su tratamiento está enfocado en transformar en homotoxonas las homotoxinas para poder ser excretadas y eliminadas del organismo para restablecer la salud.

 

Utiliza medicamentos homeopáticos unitarios para tratar afecciones muy diversas, pero para tratar síndromes utiliza  medicamentos compuestos, en cuya composición figuran principios activos homeopáticos de origen diverso: sustancias vegetales, orgánicas y tisulares, sustancias patológicas (nosodes), oligoelementos, principios activos intermediarios o medicamentos.

 

Los medicamentos antihomotóxicos y homeopáticos actúan según los principios de activación, estimulación o regulación del organismo. El objetivo de la Homotoxicología es la estimulación de la capacidad de autocuración del organismo. Llegando a restablecer la curación natural, activando el Sistema de la Gran defensa. Homotóxicos y homeopáticos actúan según los principios de activación, estimulación o regulación del organismo. El objetivo de la Homotoxicología es la estimulación de la capacidad de autocuración del organismo. Llegando a restablecer la curación natural, activando el Sistema de la Gran defensa.

 

 

Reckeveg utilizo no solo homeopatía unitaria sino compleja para tratar las enfermedades crónicas utilizando potencias balanceadas para amortiguar posibles reacciones.


                                                                                                                                                                                        INICIO

Seguir  NATUROPATíA