Seitai

Haruchika Noguchi (1909 – 1976), al principio del siglo pasado abordó una nueva comprensión de la naturaleza humana. Con una intuición inusualmente transparente, realizó una minuciosa observación sobre la naturaleza humana y su manifestación espontanea, a través de prácticas tan sencillas como Katsugen Undo y Yuki, y supo percibir y conjugar los méritos respectivos de la cultura oriental y la cultura europea.

 

Finalmente, en los años 1944 – 1945, alcanzo un descubrimiento sustancial sobre la cultura del movimiento espontáneo que resultó ser también LA DE LAS ACTIVIDADES BIOLÓGICA – autónomas y psíquicas-espontáneas.

 

Creo en término Seitai para señalar la vital importancia de que se mantenga la flexibilidad natural de ésta única estructura del ser humano teniendo en cuenta, al mismo tiempo, la diferente cualidad que adquiere en cada individuo.

 

Fundó en 1957 una cultura de la vida y de la salud, en forma de una sociedad jurídica Seitai, reconocida por el ministerio de educación y ciencia de Japón.


Como las observaciones empíricas Seitai nos han enseñado tantas cosas vitales sobre nuestra manifestación espontánea, sobre convivencia y sobre nuestra salud, al reordenar su lenguaje y al cotejar la observación empírica Seitai con los conocimiento que nos aporta la ciencia moderna sobre la vida del organismo, se constata que: Los mismos datos científicos evidencian, con suma claridad, la estructura del movimiento espontáneo y de la interrelación de las diversas actividades vitales (energía, motriz, biológica u orgánica y psíquica) la ciencia no los interpreta con este enfoque debido al vacío existente en la historia del conocimiento humano acerca de nuestra manifestación espontánea.


Ello nos obliga a crear nuevos conceptos.

 

Esta innovadora perspectiva nos permite apreciar mejor el profundo sentido de la vida que subyace en cada dato que la ciencia constata, ya sea en una célula, un hueso, un músculo o un nervio craneal, por ejemplo.

Establecer una comparación abierta entre los datos anatómicos y embriológicos de la ciencia médica y el saber milenario de medicina china, develando lo que éste último está observando en realidad y la causa de su eficacia.

 

Revelar como aspectos fundamentales de la vida, inherentes al organismo humano, todavía no han sido interpretados adecuadamente.

 

 

Percibir y comprender con mucha más naturalidad nuestra vida diaria, sus conflictos, la comunicación con los demás, la perdida de la salud o estancamiento interno de la vitalidad. En torno a la absoluta interdependencia de los cinco grandes sistemas orgánicos llamados Osei y la total estructura del organismo humano.


                                                                                                                                                                                        INICIO

                    Seguir ASTROLOGÍA MÉDICA Y YOGA